ALMA ZETKIN

1. El Plan Mérida tiene su origen en el combate contra las drogas en México. Al firmarse la iniciativa en 2008 el gobierno de Estados Unidos prometió una inversión de 15 mil millones de dólares para la guerra contra el narcotráfico.

2. Para muchas organizaciones políticas y de derechos humanos la Iniciativa Mérida no era más que una iniciativa de contrainsurgencia para destruir el Tejido Social de las comunidades que se resistían a dejar sus territorios en momentos en que el imperio estadounidense pretendía extender su frontera más allá del sureste mexicano.

3. Para nadie era un secreto que el Plan Militar de Contrainsurgencia tuviera su plan de control de territorios llamado Plan Puebla Panamá ya que toda la propaganda de Washington está a favor de la militarización de México para proteger los intereses de las corporaciones trasnacionales y de la banca extranjera.

4. Quien controla los recursos de la iniciativa de contrainsurgencia es el CNTPO (Counter Narco Terrorism Program Office), la oficina del Ejército estadunidense que opera dentro del Plan Mérida.

5. López Obrador y el ejército en las calles. La razón por la cual Amlo mintió a sus votantes al decir que de llegar al poder la milicia tendría que regresar a sus cuarteles, se debió a los acuerdos secretos que se llevaron a cabo antes de las elecciones con el ejército y el gobierno de Estados Unidos y una reunión clave con la empresa estadounidense de activos Black Rock: que de ganar (concertar) la presidencia López Obrador garantizaría no solo la continuación del Plan Mérida, sino también la implementación de las Zonas Económicas Especiales, el Corredor Transistmico, el Tren Maya y las Zonas Francas en la Frontera Norte. (Antiguo PPP)

6. Reconvertir al ejército, marina y policías federales en un nuevo Frankenstein. Acorde con los planes de contrainsurgencia impuestos por el Pentágono, López Obrador intentara por todos los medios que constitucionalmente se legalice la militarización del país y echar a andar su Plan de Seguridad Interior que no es más que la Ley de Seguridad Interior que tiro’ a la basura la Suprema Corte.

7. La Ley Monreal. Esta iniciativa de ley, va más allá de la contrareforma salinista, es más es su continuación, el objetivo de esta ley que incluso apoyan el PRI, PAN y PRD tanto como Morena es la de lograr que las tierras se entreguen a los grandes inversionistas para que se lleven a cabo contratos de despojo de territorios para que operen MAS libremente y sin contratiempos mineras, talamontes, eólicas e industrias de todo tipo tanto en el sureste mexicano como en la Frontera Norte.

8. Finalmente estamos ante la continuidad de los planes de contrainsurgencia: “guerra contra el crimen organizado”, control y despojo de territorios implementados por un supuesto gobierno que no es de izquierda pues nunca lo fue, arropado por los grupos más siniestros de la política mexicana: El Partido Verde, el Partido de Encuentro Social de la ultraderecha pentecostal , El Yunque otra corriente anticomunista, Las Redes Sociales Progresistas de Elba Esther Gordillo y las mafias de salinistas, zedillistas y criminales que hoy controlan eso que hoy llaman Morena.