Óscar Enrique Ornelas
 
Ya circula en redes la humilde propuesta para cambiar el logo del Fondo de Cultura Económica ahora que Francisco Ignacio Taibo Mahojo (Gijón, España, 1949), alias Paco Ignacio Taibo Dos, ocupe la dirección del mismo. Ello en virtud de sus declaraciones en la FIL Guadalajara estilo acosador de escuela primaria o violador serial de que "se las (sic) metimos doblada" en alusión al forzado cambio constitucional para que no siendo mexicano por nacimiento pueda acceder a dicho cargo.
 
Por mi parte, propongo a Paco (lo conozco desde hace muchísimos años y no me decepciona: siempre ha sido así) que en cuanto tome posesión de su digno puesto cultural publique en el FCE las Obras Completas del difunto estalinista Marcelino Perelló Valls (1944-2017.) Todo mundo recuerda su frase célebre "si no hay verga no hay violación", pronunciada durante la emisión de su programa Sentido Contrario en Radio UNAM el 28 de marzo del año pasado. Lo hizo ni más ni menos que en defensa de Diego Cruz, uno de los jóvenes de clase alta conocidos como "Los Porkys" de Veracruz acusados de pederastia y abuso sexual contra Daphne Fernández en enero de 2014. Ante el escándalo, Perelló  tuvo que renunciar a todas sus chambas en la universidad nacional, incluida su "aviaduría" en el Museo del Chopo. Meses después le dio el soponcio y se murió. Ironías de la historia.
 
En otra ocasión, Perelló dijo lo siguiente: "Una chava cuero que se pone minifalda ya sabe que va a despertar la libido de los güeyes. ¡Para eso se la pone! O qué, ¿para qué? ¿Nomás porque hace calor? No."
 
Lo más paradójico, sin embargo, es que quien dirigía Radio UNAM cuando Perelló hizo el elogio de la violación era ni más ni menos que el poeta e historiador gastronómico Benito Taibo, hermano menor de Paco. Al buen Benito no le quedó más remedio que declarar vía twitter: "Personalmente, profundamente indignado por las declaraciones de Marcelino Perelló. Oficialmente, habrá un comunicado con nuestra postura. 6:18 - 7 abr. 2017."
 
Benito no se indignó antes, cuando Perelló soltaba sus frases misóginas en el citado programa radiofónico.
 
Volviendo al punto. En particular recomiendo a Taibo Dos incluya en tales obras o volantes completos el artículo de Perelló en Excélsior intitulado "Sesos, hígado, huevos y corazón" (11 de julio de 2017.) Toda una oda lumpenesca al régimen milico-bonapartista-boliburgués-chavista de Venezuela.
 
¡Oigan esto, chicas y chicos!
 
"Las revoluciones no son fáciles. Quien espere sedas, perfumes y pétalos, más vale que se pinte cuanto antes. Las revoluciones son duras, muy duras. Todas. Y la venezolana no podía ser la excepción. [...]
 
"Lo que yo crea o deje de creer tiene poca importancia. Lo realmente importante es que quienes encabezan esa magnífica travesía, tengan los sesos, el corazón, los huevos y el hígado necesarios para culminarla con éxito."
 
La lectora y el lector seguramente lo ignoran. Quien esto escribe lo sabe de primera mano: el vínculo misógino y estalinista entre Taibo y Perelló es de vieja data, sin olvidar a cierto amigo bipolar diagnosticado que une a los dos personajes.
 
Más sobre Taibo, el culto al amado líder López Obrador y el FCE en artículo aparte. Dista de tratarse de cualquier cosa o mero cotilleo.
 
 
Desde el semidesierto chihuahuense, donde —según reporte de vecinos al 911— decenas de sicarios armados secuestraron esta mañana a 40 trabajadores luego de matar a varios más en una maquiladora de Ignacio Zaragoza (Noroeste,  3 mil 518 habitantes.) Todo es confuso y hasta el momento la Fiscalía General del Estado permanece muda. No hay informe oficial. Buscamos confirmación.